Agnus Dei de Zurbarán: El simbolismo religioso del cordero en la obra maestra del Prado

En el siglo XVII en España, el Barroco dejó una gran influencia en la pintura. Francisco de Zurbarán, destacado artista del Siglo de Oro, nos legó su obra maestra cuyo título es ‘Agnus Dei’. Esta pintura representa un cordero sacrificado, con múltiples versiones y connotaciones religiosas sacado de un pasaje del libro Evangelio de Juan en donde se menciona a San Juan el Bautista reconociendo a Cristo como ese mismo becerro «He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo». Agnus Dei se sitúa en la frontera entre la pintura religiosa y la naturaleza muerta. La imagen del cordero como símbolo de expiación y religión es característica en la tradición cristiana. ‘Agnus Dei’ ha sido reconocida y expuesta en museos y exposiciones contemporáneas.

 

Pintura Agnus Dei por Zurbaráb

Ficha técnica

  • Nombre: Agnus Dei
  • Autor: Zurbarán
  • Fecha: 1635-1640
  • Localización: Colección Salvadó Plandiura, Barcelona
  • Estilo: Pintura Barroca

 

 

Análisis e información de Agnus Dei

‘Agnus Dei’ de Francisco de Zurbarán es una pieza destacada en el arte barroco español, caracterizada por su simbolismo religioso y su composición magistral. En esta sección exploraremos en detalle el cuadro, su descripción física y composición, el significado religioso del cordero en la pintura y las distintas variaciones y versiones que existen.

Descripción física y composición

La figura de ‘Agnus Dei’ muestra un borrego merino vivo y tumbado en una mesa gris, con sus patas ligadas por un cordel. La figura del animal exhibe una actitud sacrificial, evocando las imágenes de los santos martirizados. En algunas versiones se pueden encontrar elementos religiosos como un nimbo alrededor de la cabeza y inscripciones alusivas al carácter sagrado del cordero. La versión que se encuentra en el Museo del Prado Madrid es considerada de mayor calidad y destaca por su realismo asombroso y su composición sencilla.

Agnus Dei por Zurbarán

 

Variaciones y versiones de ‘Agnus Dei’

El ‘Agnus Dei’ ha sido objeto de diversas replicas a lo largo del tiempo. La historiadora Odile Delenda señala la existencia de siete versiones del cuadro, aunque no hay consenso sobre la denominación ‘Cordero de Dios’ para todas ellas. Algunas de estas obras se denominan ‘corderos’ o ‘carneros’ con las patas atadas. El Museo del Prado, tiene una de las obras la cual considerada de mayor calidad, argumenta que es improbable que Zurbarán no haya considerado las connotaciones religiosas al representar un cordero.

 

La fusión de elementos religiosos y figura de la naturaleza en la pintura de Zurbarán

En «Agnus Dei», se logra combinar hábilmente la simbología religiosa y el dolor de aquel que murió en la cruz con una representación detallada y vívida de la naturaleza. La figura del cordero, con sus patas atadas y su actitud sacrificial, se convierte en un poderoso símbolo de redención y martirio.

Al mismo tiempo, la mesa gris sobre la que reposa el cordero y los detalles realistas como la textura de la lana y la iluminación cuidadosamente estudiada, reflejan la influencia de la naturaleza muerta en la pintura. Estos elementos proporcionan un contraste visual fascinante y enriquecen la composición.

La relación entre ‘Agnus Dei’ y la naturaleza muerta

‘Agnus Dei’ se sitúa en la frontera entre la pintura religiosa y la naturaleza muerta, fusionando elementos de ambos géneros de forma magistral. Esta fusión es evidente en la figura del cordero vivo sobre una mesa gris, que se encuentra inmóvil y sacrificado, pero a su vez muestra una vitalidad y realismo impresionantes.

 

Significado y mensaje tras la figura del borrego vivo en una mesa gris

La presencia del cordero de dios vivo en ‘Agnus Dei’ sobre una mesa gris plantea un intrigante contraste. Por un lado, el cordero simboliza el martirio de Jesus y su carácter sagrado, recordando a las imágenes de los santos martirizados. Por otro lado, la mesa gris es usualmente asociada con la naturaleza muerta y la muestra de objetos inanimados.

Esta yuxtaposición sugiere una reflexión profunda sobre la dualidad de la vida y la muerte, lo eterno y lo efímero. El mensaje detrás podría estar relacionado con la idea de que el martirio de Jesús trasciende los límites temporales y se convierte en un símbolo de redención y salvación eterna.

 

El significado del cordero en la tradición religiosa

Desde tiempos remotos, el cordero de dios ha sido asociado con el martirio en diferentes culturas y religiones. En el contexto del cristianismo, este animal es un símbolo poderoso que se remonta al Antiguo Testamento, donde se ofrecían corderos como ofrendas expiatorios para obtener el perdón divino.

En el Nuevo Testamento, el hijo de Dios es descrito como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. El momento donde se le crucifica se considera un acto supremo de amor y entrega, donde su derramamiento de sangre simboliza la redención y la liberación del mal.El animal del cuadro en su pureza e inocencia, representa al hijo de Dios como el Salvador que da su vida por la humanidad. Su expiación es entendido como la máxima expresión de amor y reconciliación con Dios.

El cordero como símbolo de sacrificio y religión

El cordero ha desempeñado un papel significativo en la tradición religiosa siendo así parte de la iconografía cristiana, simbolizando el padecimiento y la redención. En la obra Agnus Dei, representa este importante concepto teológico, evocando la imagen de él como el Cordero de Dios que quitas el pecado y se ofrece para la redención de los pecados humanos.

El simbolismo religioso del Agnus Dei

‘Agnus Dei’ se enmarca en el simbolismo religioso del borrego como martirio de santo jesus para el perdón de los pecados. La muestra del animal degollado pero en pie es una imagen simbólica de Jesús como víctima y vencedor. La luz que ilumina al animal simboliza la omnipresencia de Dios y su compañía, mientras que las sombras representan la crueldad y la inmovilización del hijo del señor en la crucifixión.

Agnus Dei por Zurbarán

 

Interpretación del agnus dei como figura del hijo de Dios

“Agnus Dei” , se adquiere una dimensión simbólica profunda al representar a Jesus y al espíritu santo como la ofrenda suprema. La figura viva del animal, pero destinado a ser un martirio, evoca la dualidad de Jesús como víctima y vencedor.

El cordero tumbado en una mesa gris, con sus patas ligadas y una actitud sacrificial, se asemeja a las representaciones de los santos martirizados. Esta apunta al sufrimiento que Jesús padeció en su crucifixión, pero también a su victoria sobre el pecado y la muerte.

La luz que ilumina al agnusdei en la pintura representa la omnipresencia de Dios y su compañía durante los momentos de ofrenda y dolor. Por otro lado, las sombras presentes en la obra simbolizan la crueldad y la inmovilización experimentada por el mesías en su crucifixión.

En conjunto, ‘AgnusDei’ encapsula tanto el sufrimiento como la esperanza que están intrínsecamente ligados al mensaje cristiano de la redención.

 

 

Importancia e influencia de la obra ‘Agnus Dei’

Recepción y reconocimiento de la pintura en el siglo XVII

Durante el siglo XVII, el cuadro ‘Agnus Dei’ fue ampliamente reconocida y apreciada en España. Su figura del cordero como símbolo de la ofrenda al mundo de Jesús resonó con la tradición religiosa de la época. La habilidad de Zurbarán para retratar realismo en la pintura y su dominio de la composición sencilla pero impactante hicieron que la pintura destacara entre las demás. Los contemporáneos del artista reconocieron la importancia y la profundidad de ‘Agnus Dei’ como un testimonio visual de la fe y del cristianismo.

La presencia de ‘Agnus Dei’ en exposiciones y museos contemporáneos

En la actualidad, la pintura ‘Agnus Dei’ continúa siendo objeto de admiración y estudio en exposiciones y museos de renombre. Su presencia en el Museo Nacional del Prado en Madrid, considerada la mejor y de mayor calidad, la ha convertido en una atracción destacada para los amantes del arte y los visitantes. La pintura ha sido incluida en exposiciones temáticas sobre el Barroco español y el arte religioso del siglo XVII, permitiendo a los espectadores apreciar de cerca su belleza y significado espiritual. La forma en que Zurbarán fusiona elementos religiosos con la representación de la naturaleza muerta en ‘Agnus Dei’ sigue fascinando a los críticos y estudiosos del arte, quienes valoran su impacto y legado en la historia del arte español.

 

Conclusiones

El cuadro ‘Agnus Dei’destaca por su habilidad para fusionar elementos religiosos y naturaleza muerta en una composición visualmente impactante. La figura del cordero vivo sobre una mesa gris plantea interrogantes sobre la dualidad de la vida y la muerte, y el significado del martirio de el hijo de Dios en la tradición del cristianismo.